Rescatándome

Por p.a.g. Burgos.

¿Donde estoy que ya no me reconozco? Alzó la vista del suelo, mis ojos se pierden en este trasfondo, ni claro ni oscuro; deambuló por estas aceras inmensas, rozando y esquivando pensamientos ajenos. ¡No quiero que atrapen mis ideas!

Quizás esté en una crisis emocional, dónde mis sentimientos están diseminados por este aire plomizo que respiro. O quizás esté atrapado, por una telaaraña de esta sociedad. No sé, ¡no sé! Pero atrapado si que me siento.

Ententaré “escapar” de las garras de lo absurdo. Estoy tan cerca del peligro, que mis ideales sé paralizan. Mejor me quedaré muy quieto y pasaré desapercibido. Pero mi mente se engancha en mis pies y manos. Otra vez estoy en movimiento. Tengo que salir del entramado si no quiero ser absorbido por las garras, y los tentáculos de la oscuridad…

¡Vamos!, ¡vamos! Un esfuerzo más y romperé estos malditos hilos, hilos conectores de promesas inciertas, de abrazos de lejos, de besos casi olvidados, de luchas inacabadas y barricadas de papel…

¡Que maravilla! Estoy fuera. Allí de dónde escapé sólo se veían sombras muy alargadas en el tiempo; solo se respiraba aires con mezcla de odio y venganza. ¡Que maravilla estoy fuera! Aquí se respira Aires de Concordia, libertad y de esperanza. Que maravilla conocer otro mundo, dentro del mismo mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *